Acupuntura para el estrés

El estrés es la gran enfermedad del siglo XXI en los países desarrollados. El ritmo de vida nos impone un nivel de autoexigencia que acelera nuestro organismo y sus funciones. Es como si pusiéramos a nuestro cuerpo en velocidad turbo, aunque el verdadero problema surge cuando lo ponemos en modo turbo de forma permanente.

El cuerpo, con un nivel mínimo de estrés, es más resistente, se encuentra en un estado hiperactivo. Pero este sistema de alerta acaba fracasando debido a una superproducción de las hormonas de la alerta que produce taquicardia, insomnio, ansiedad, hipersudoración, ojos vidriáticos… y se convierte en patológico. En su último estado, aparecen los cambios de humor, la apatía, las crisis de ansiedad, la depresión, el cansancio extremo… Después, el organismo se agota.

La acupuntura es una solución idónea para el estrés y todos sus síntomas.

Al someter a presión a todos los sistemas orgánicos, puede generar cualquier síntoma: a veces, la ansiedad afecta más al sistema digestivo. Pero en general, el estrés provoca numerosos e imprevisibles síntomas, desde los más leves como comerse las uñas o el bruxismo, hasta los más graves como pueden ser insomnio, acúfenos, caída de pelo, asma, obesidad, desórdenes en la menstruación, alteraciones en la piel, hipertensión y afecciones cardíacas, O diabetes Y de ahí en adelante.