Mitos sobre la acupuntura

MITOS DE LA ACUPUNTURA

La creencia generalizada de las personas que no conocen a fondo o que no han probado la acupuntura es que la inserción de agujas es dolorosa, y este es un impedimento por el que numerosos enfermos no se acercan a esta terapia. No vamos a negar que con la acupuntura se siente un ligero pinchazo, pero una vez la aguja está insertada en la piel, las agujas ni se notan, ni molestan.

Encontramos también opiniones sobre que la acción de la puntura debe ser inmediata. Y sí, en la mayoría de los casos lo es, pero el número de sesiones se fija en función del tiempo de duración de la patología: si se trata de una enfermedad que acaba de aparecer, lo más seguro es que remita pronto, tanto el dolor y los síntomas como la causa. Hay punturas que son de efecto inmediato, como comentábamos en el anterior post, con los vómitos en el embarazo. O con la lumbalgia, ya sea en embarazo o no. O los dolores de cabeza. O las contracturas. Siempre se nota una mejoría.

Aunque notar mejoría o no, y mejorar realmente, o no, depende del paciente, de su estilo de vida y de su predisposición a curarse. Pongamos unos ejemplos: en el caso de un obrero de una fábrica en una cadena de producción, si este trabajo le produce una contractura en las cervicales, a pesar de tratarse con acupuntura, mientras mantenga la actividad, mantendrá la contractura. Las agujas le aliviarán el dolor, le descongestionarán la zona… pero no podrán eliminar la causa de su contractura.

En el caso de una enfermedad crónica, lo idóneo sería tratarse de la misma manera, es decir, de forma crónica. Los pacientes se quejan ante la idea de punturarse “durante toda la vida”. Pero suele ocurrir que al encontrarse mejor, el propio médico le reduce de forma paulatina la ingesta de medicación, por lo que finalmente el paciente se puntura y no se medica. Esto, si tenemos en cuenta los efectos secundarios, es mucho más sano. Y si tenemos en cuenta la economía, también.

acupuntura para enfermedades cronicas

El asma se trata con éxito con la acupuntura

Lo idóneo es que el tratamiento con acupuntura continúe durante un tiempo mínimo indicado por el acupuntor para que el cuerpo se restablezca y vuelva a su equilibrio inicial. Este tiempo, en función de la dolencia, puede variar de una semana o dos a un tratamiento crónico que dure meses, incluso años. Esta sería una elección que sin lugar a dudas hará ganar calidad de vida al paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *