Terapias

La acupuntura forma parte de la medicina tradicional china, una disciplina con más de 5.000 años de antigüedad procedente de todo Asia, que ya ejercían los protochinos. De hecho, en la actualidad existen modalidades de acupuntura japonesa, coreana, vietnamita, etc.

Se basa en el principio de energía vital o qi, un concepto muy familiar para los asiáticos que describe la fuerza que mueve y promueve la vida. El qi es además la base de numerosas disciplinas orientales que se han introducido en Occidente como el yoga, el tai chi, el reiki, el chi kung, etc. Esa energía vital también se encuentra en el cuerpo humano, y discurre por él a través de unos canales denominados meridianos. Podemos comparar los meridianos con ríos llenos de agua: si la circulación es fluida, el caudal transcurre tranquilamente. Si el agua se bloquea, aparece el dolor y la enfermedad.

Con la acupuntura desbloqueamos y restauramos esa circulación, con lo que la energía de la persona vuelve a su cauce, se reequilibra y recobra la salud y el bienestar. Por eso, la acupuntura, sea cual sea el tratamiento que se aplique, suele generar tranquilidad y relajación, fortalecer el sistema inmune y reducir los niveles de dolor.

Está recomendada en el tratamiento de numerosas dolencias y enfermedades físicas y, por su enfoque holístico, está indicada también para los trastornos mentales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce desde 1979 la acupuntura como una “simple, barata y efectiva opción terapéutica, eficaz para el tratamiento de al menos 49 enfermedades y desórdenes”. Este listado se ha ampliado gracias a la investigación en los años posteriores y a la publicación de estudios clínicos de esta disciplina. La OMS divulga resultados de ensayos desde hace varios años para validar la acupuntura, lo que ha mejorado su aceptación por parte de la medicina occidental.

En Europa su uso se expandió durante el siglo XX y en la actualidad se practica en todas las naciones del mundo. Incluso en uno de los países más pequeños y menos poblados, el Vaticano, el Papa Francisco se beneficia de los servicios de un acupuntor particular que le visita puntualmente desde Argentina.

Moxibustión

moxibustionLa moxibustión es una técnica anterior a la acupuntura que consiste en acercar a la piel un puro de artemisa encendido para proporcionar calor a los puntos energéticos para estimularlos. El efecto de la moxa es también actuar sobre la energía: mientras que la acupuntura desbloquea la energía estancada, la moxibustión purifica la acción del punto y estimula la energía. Ambas técnicas son complementarias y se utilizan en casi todas las sesiones de forma conjunta.

Auriculoterapia

auriculoterapiaPara la medicina tradicional china, el todo contiene a las partes y las partes contienen al todo, de forma que una parte incluye todas las características del todo. En este sentido, una parte del cuerpo contiene todas las funciones de la estructura energética del organismo, por lo que si trabajamos en una zona, podemos actuar e influir en el sistema general. La oreja es una de esas áreas, denominadas microsistemas (se incluyen aquí también los ojos, la nariz, la boca, la espalda, los pies y las manos, entre otras), y ejerce un efecto muy intenso sobre el organismo. Se utiliza en determinadas terapias.

Ventosaterapia

ventosaterapia

El empleo de ventosas es frecuente en las sesiones de acupuntura, en especial si estamos tratando contracturas y dolores de espalda. Su uso es inocuo y su función consiste en separar la carne del hueso y atraer la sangre y la energía a la zona afectada.

 


Aplicaciones de la Acupuntura

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce desde 1979 la acupuntura como una simple, barata y efectiva opción terapéutica, eficaz para el tratamiento de al menos 49 enfermedades y desórdenes. Este listado se ha ampliado gracias a la investigación en los años posteriores y a la publicación de documentos y guías para animar los estudios clínicos de esta disciplina. La OMS divulga resultados de ensayos clínicos desde hace varios años para validar la acupuntura, lo que ha mejorado su aceptación por parte de la medicina moderna.

Está recomendada en el tratamiento de numerosas dolencias y enfermedades físicas y, por su enfoque holístico, está indicada también para los trastornos mentales. Su uso se expandió en Europa durante el siglo XX y en la actualidad se practica en todas las naciones del mundo. Incluso en uno de los países más pequeños y menos poblados, el Vaticano, el Papa Francisco se beneficia de los servicios de un acupuntor particular que le visita puntualmente desde Argentina.

Consulte aquí el listado de enfermedades para las que resulta eficaz la acupuntura.